La Barra del Cascarita

Un grupo de ocho amigos adquirió en Septiembre de 2003, un viejo colectivo con la idea de acondicionarlo para viajar juntos a las carreras de Turismo Carretera, una pasión que todo el grupo comparte. Entre mates y decenas de asados trabajaron para poner en condiciones la vieja unidad que, cuando la compraron, estaba completamente descascarada y por ese motivo decidieron bautizarlo “Cascarita”.
Una noche, un integrante del grupo de ocho amigos, que se conocen desde la infancia y del Secundario, comentó que un vecino vendía un viejo colectivo Mercedes 911 modelo 1959 y que por las características, se acercaba a lo que estaban buscando. Sin más que pensar, fueron a verlo y terminaron comprando el descascarado micro pintado de un deslucido celeste y gris por 5.000 pesos. Pactaron juntarse dos o tres veces por semana hasta ponerlo en condiciones para el primer viaje y respetaron esa organización hasta el último día. Es así que, luego de sus trabajos, los ocho amigos y otros que también se sumaron, emprendieron la ardua tarea de desarmar pieza por pieza para poder restaurarlas.

Cascarita Bus

la barra del cascarita

La meta que se fijaron fue la de estar presentes en la competencia de Turismo Carretera del 3 de Julio de 2005. Y así fue como trabajaron contra reloj para embarcarse en el primer viaje. “Cascarita” fue preparado con todas las comodidades, entre ellas mullidas butacas, cuchetas para poder dormir y luz proporcionada por un generador que alguien les prestó.
Desde la puesta a punto, la barra no se perdió ninguna carrera y estuvo presente en las competencias de Rafaela, Paraná, Río Cuarto, Buenos Aires y 9 de Julio para alentar a los corredores.
Entre las anécdotas, este grupo de amigos recordará la vez que por equivocación terminaron dentro de la pista del autódromo de la ciudad de Rafaela. Les habían indicado la salida, pero por error tomaron un camino que los condujo directo al circuito y no lo dudaron. Como si hubieran ganado la carrera, dieron una vuelta completa ante la mirada de todos los que se encontraban presentes en las tribunas. Las fotos de ese momento atestiguan la hazaña y las miradas atónitas de quienes no podían creer que un viejo colectivo, con más de 10 amigos a bordo se diera el gusto de recorrer el circuito donde minutos antes habían visto a sus ídolos coronarse en los primeros puestos.

Seguilos en Facebook haciendo click aca

A quien tenga fotos, anecdotas o recuerdos enviar un mail a esta direccion

Inicio